Sueño de un recién nacido

La llegada de un hijo trae grandes cambios en la vida y la rutina de los padres, sobre todo durante los primeros meses de vida. Una de las cosas que más influye en este cambio es que los horarios de los bebés cuando están recién nacidos no se ajustan al de los adultos, lo que puede traer varias noches de desvelo. Aprender sobre los principales cambios que atraviesan los bebés en estos meses es muy importante pues nos permite adquirir herramientas para propiciar las condiciones más adecuadas para un sueño saludable.

Durante las primeras semanas, la vida de nuestros peques se trata del sueño y la alimentación. No existen horarios particulares para ir a acostarse ni tampoco para comer. En esta etapa los bebés duermen mucho, a veces más durante el día que la noche pues sus ciclos de sueño y vigilia no se encuentran regulados como los nuestros. Posiblemente el mejor consejo para esta época es: si tu bebé está durmiendo no lo despiertes, no hay por qué despertar a un recién nacido.

Es muy pronto establecer rutinas de sueño con un bebé recién nacido, sin embargo, si es posible tener en cuenta algunas pautas que facilitarán el proceso en los próximos meses.

Si tu pequé se encuentra entre los 0 y los 3 meses de edad es importante que tengas en cuenta que:

  • La hora de las siestas variará todos los días, es más, los bebés hacen varias siestas durante el día, sin embargo es fundamental tener en cuenta que las ventanas de sueño (periodos en los que están despiertos los bebés) son de 45min a 1 hora y 30 min aproximadamente. Los peques no deben estar despiertos tanto tiempo seguido así que hay que respetar sus ventanas de sueño.
  • El sueño diurno puede variar entre 7 y 9 horas. Aunque las siestas sean irregulares es importante que el espacio sea el adecuado, oscurece la habitación, pon música relajante y asegúrate de que esté a la temperatura adecuada.
  • Ayuda a tu bebé a descansar con ruido blanco, estos sonidos imitan la sensación de estar dentro del vientre por lo que a muchos bebés les resulta placentero.
  • En la noche cuando haga pequeños ruidos intenta no moverlo o consolarlo si no está completamente despierto y pidiendo tu apoyo, recuerda que los bebés hacen ruidos mientras duermen. Si lo alzas corres el riesgo de despertarlo del todo y pierdes la oportunidad de que intente conciliar el sueño por sí mismo
  • Prioriza el tiempo de bonding, la conexión con tu recién nacido es vital

You might also enjoy

Desarrollo de los bebés

Conocer sobre el desarrollo cognitivo, físico, motor y psicológico de un bebé es muy importante pues nos permite estimularle de la mejor manera. Aprende cómo hacerlo con Lullaai